Ésta pareja pasa 26 años replantando una selva y el resultado es impresionante

No hay duda de que esta pareja tiene dedos verdes. ¿Por qué? Bueno porque pasaron nada más y nada menos que 26 años reviviendo una selva tropical.

Pamela y el Dr. Anil Malhotra compraron alrededor de 55 acres de tierra privada en los Ghats occidentales del sur de la India en 1991. La zona sufría de una deforestación intensa después de haber sido utilizada como tierra de cultivo y prácticamente desprovista de vida silvestre.

Sin embargo el estéril paisaje es apenas reconocible gracias a los grandes esfuerzos de replantación de esta pareja. Con una exuberante vegetación alfombrando la tierra y una colección de animales salvajes; los Malhotras ahora poseen más de 300 acres de tierra protegida, la cual nombraron SAI Sanctuary.

Recordando lo que los inspiró a mudarse a las tierras salvajes de la India, Pamela, originaria de Estados Unidos, contó a Great Big Story: ”Siempre había sido nuestro sueño tener un santuario privado para la vida silvestre donde estuvieran protegidos. La gente pensó que estábamos locos, pero estuvo bien”.

Estos fanáticos de la naturaleza dijeron que se necesitó ”mucho cuidado y energía, tiempo y años” para revivir la tierra. Pero a pesar de eso y gracias también a la ayuda de los lugareños y voluntarios; todo el traspaleo y siembra gradualmente se llevó a cabo.

ACTUALIDAD

Actualmente el santuario cuenta con una rica variedad de flora que incluye cientos de especies de árboles y plantas autóctonas con valor medicinal.

Además también hay muchas especies amenazadas de animales que viven en el parque, incluyendo nutrias de río, gatos civet, leopardos, rey cobras, tigres de Bengala y elefantes asiáticos.

Pamela describe el lugar como algo vació ”Recuerdo que caminando por el bosque no escuchaba nada más que el sonido de mis propios pasos. Ahora el lugar está vivo y con sonido”.

Además los Malhotras dijeron que la mayor parte de la tierra que compraron hace más de dos décadas fue abandonada; dejando atrás los antiguos arrozales, las plantaciones de café y las granjas de cardamomo.

También en una mirada futurista la pareja espera que el bosque continué bajo protección y además en continua expansión.

Finalmente Pamela dice: ”Ambos sentimos una enorme cantidad de alegría cuando caminamos por el santurio. Nunca he sentido este tipo de alegría con ninguna otra cosa que haya hecho en mi vida”.

Si esta historia te conmovio y te gustaría ayudar a su conservación; el SAI Sanctuary esta abierto al público con casas ecológicas disponibles para ser alquiladas.

Articulo original: Nation

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSCRÍBETE

Como Salvaguardian del Planeta te estarémos invitando a participar de acciones que nos ayudan a darle equilibrio a nuestro Planeta