Ave y perrita se juntan para forjar una amistad para siempre

El ave aprendió a ladrar y la perra produjo leche para alimentar al ave.

Hace poco más de un año, Coomera, Queensland en Australia, se ha convertido en testigo de una peculiar amistad. Se trata de la Urraca llamada Moly una perra de raza Pitbull, las cuales son inseparables.

El ave fue salvada por los padres de Peggy, Juliette y Reece. Ellos caminaban por el parque de perros que está en una zona aledaña a su casa y se encontraron a la Urraca perdida y desequilibrada. Estaba muy afectada físicamente y no podía valerse por sí misma, así que decidieron tomarla y llevarla a casa.

Para sorpresa de Juliette y Reece, ambas formaron una amistad de inmediato y ahora son inseparables. Curiosamente, el ave hasta ha adoptado conducta canina, lo que ha dejado a todos sorprendidos. Juliette agregó: «Empezamos a notar que Molly estaba ladrando…».

«Su relación ciertamente es bastante única. Comenzó hace aproximadamente un año, cuando trajimos a esta urraca abandonada a casa y la cuidamos hasta que recuperó la salud» menciona en una entrevista con el medio digital abc, la dueña de Peggy reconociendo que esperaban que el ave tomara vuelo.

Entre Peggy y Molly existe una relación afectiva complementaria. La perra necesitaba ser madre y la Urraca deseaba ser adoptada y cuidada. El asunto podía cambiar si la perra tuviera sus propios cachorros.

Pero lejos de distanciarse, cuando la perra dio a luz a sus propios cachorros, la Urraca se quedó cuidando a los recién llegados.

En algunas oportunidades los corrige emulando un ladrido que los perritos han aprendido a reconocer.

Los cachorros se han hecho amigos de Molly.

Para Juliette y Reece el vuelo de la Urraca a su vida anterior llegará tarde o temprano. Pero de momento nadie se queja.

«Siempre dejamos todas las puertas y ventanas abiertas y hemos intentado que vuelva a volar a la naturaleza, pero no tiene ningún interés en dejarnos. Le hemos estado enseñando a atrapar sus propios gusanos y lagartijas. Pero ella realmente cree que es un perro, corre detrás de Peggy. Tienen su propio pequeño lenguaje y se hablan entre ellos. Es tan divertido de ver. Nunca había visto nada igual. Los animales son asombrosos» reconocen los padres de la hermosa canina.

«Están juntos desde el momento en que se despiertan hasta que se van a dormir. Entonces se abrazan y juegan todo el día. Es tan hermoso verlos juntos. Definitivamente, tienen un vínculo tipo madre-hija. Estamos impresionados por su relación, han traído tanta alegría a nuestras vidas«concluyó Juliette

¡Deja tu comentario aquí abajo!

DE INTERES

Comentarios

Ultimas noticias