Camionero se conmueve cuando se reencuentra con su amado gato perdido

Padre no pudo evitar derramar lágrimas cuando se reencontraron

Al pensar en un camionero, automáticamente imaginamos a alguien rudo, pero ese pensamiento se vio contrariado al conocer la historia de Matthew B y su gato. Quien después de varios meses de haber estado perdido, al fin volvió a los brazos de su dueño.

El gato, cuyo nombre es Ashes ha compartido historia con Matthew desde hace unos tres años atrás. Es tan estrecho su vínculo, que ni siquiera el trabajo de Matthew, impide que estén juntos, pues se lo lleva en su camión a cada lugar donde debe ir.

Sin embargo, esto cambió en el mes de julio cuando el felino se fue del camión. Se encontraban en Springfield, Ohio; Matthew tuvo que detenerse y estacionó el camión, pero sin razón aparente, algo hizo que Ashes se atemorizara y salió corriendo sin parar.

Ante la preocupación de que a su gato le hubiera pasado algo malo, Matthew emprendió la búsqueda sin ningún resultado. Tuvo que marcharse sin su amigo, y aunque estaba muy triste por su ausencia, algo le decía que pronto lo volvería a ver.

Pasaron varios meses sin que Matthew supiera nada de su querido compañero. Pese a ello, se encargó de que en su itinerario de próximos viajes se incluyera la zona por donde vio al gato por última vez.

Ashes también andaba en búsqueda de Matthew, lo sabemos porque un día se acercó a una mujer llamada Kimberly. Ella y su amiga estaban en la misma parada donde el gato fue visto antes de que se perdiera su rastro.

Su aspecto era bastante negativo, era evidente que tenía mucho tiempo sin comer bien, Kimberly explica: “Estaba tratando de no poner las patas en el suelo, hacía mucho frío”. Aparentemente, el gato había sido dejado por sus dueños, por lo que ella lo llevó a su auto y se lo llevó.

En New York está una organización de cuidado animal conocida como Lollypop Farm, allí Ashes fue recibido con el mayor cariño. Uno de los miembros de la Lollypop Farm Expresó acerca de ello: “Lo que Kimberly no sabía era que este gato no era un gato cualquiera, sino un viajero experimentado. Nuestro equipo de admisiones escaneó de inmediato un microchip, como lo hacen con todas las mascotas entrantes. No solo tenía uno, sino que tenía un propietario que lo había registrado en una dirección en Texas que estaba a más de 1,465 millas de distancia”.

El próximo paso fue contactar al dueño del número hallado, por fortuna tuvieron éxito al encontrar a Matthew. ¡No lo podía creer!, él comentó aparte de los miembros de la organización: “Había estado pensando en Ashes todos los días”.

Sin pensarlo dos veces, Matthew planificó su ruta hacia New York, solo transcurrieron unos diez días, mientras tanto Ashes estuvo muy bien cuidado. Llegó el día, la espera había terminado, “Ashes lo reconoció, y fue inmediatamente cariñoso”, explicó un miembro del refugio.

Las lágrimas de Matthew fueron inevitables, él asegura: “Es mi milagro. Es ese microchip; sin él, nunca lo habría recuperado. Las mujeres que lo encontraron le salvaron la vida, pero el microchip lo trajo a casa”.

Un vocero de Lollypop expresó: “Ashes y Matthew tenían una relación cercana antes de que se perdiera, y Matthew dice que ahora está aún más cerca. Ashes parce tan feliz de haber vuelto con él y está actuando con más amor que nunca. No podríamos estar más felices de que este gato aventurero vuelva al camino correcto”.

Cuando Kimberly y su amiga supieron que Matthew y Ashes se reencontrarían, quisieron estar presente, la verdad, el gato tomó su sentimiento y por razones obvias, lo comprendieron al ver la especial relación que existía entre este felino y su amo.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

DE INTERES

Comentarios

Ultimas noticias