Perrita adopta a una ardilla sin madre y la cuida como si fuera su propia hija

La perra tenía un instinto materno muy desarrollado.

No existe género que establezca una distinción en la relación madre e hijo. La historia de esta ardilla y su madre adoptiva, es una muestra de lo maravillosa que puede ser la naturaleza animal.

Esta pequeña se encontraba sin rumbo, de lo que sí estaba segura era que necesitaba un hogar para crecer. Por eso conectó tan rápidamente con Everly, la perra pitbull que pertenece a Morgan Joy Groves, y que a partir de ese momento se convertiría en su mamá.

Para ambas, encontrarse es lo mejor que les pudo haber pasado. En el caso de Everly, la posibilidad de tener crías era algo remoto. Así que la presencia de esta ardilla le dio la hermosa oportunidad de demostrar su instinto materno.

Por su parte, la ardilla estaba con necesidad de tener una madre, y pareció importarle poco que esta fuera tan distinta a ella. Aunque esta raza de perros tiene una fama negativa, Everly ha demostrado a todas luces lo falsas que son estas aseveraciones.

Es una perra muy dulce y a partir de que la ardilla forma parte de su vida, su carácter afable se ha desarrollado más todavía. Así que, a su dueño no le extrañó que la ardilla viera en ella a la madre ideal.

Everly acostumbraba dar paseos con Morgan, y fue en una de sus caminatas cuando se toparon con la ardilla bebé, la cual estaba sola. De inmediato sintieron atracción mutua y como algo inusual, la ardilla se fue caminando con las dos.

Una vez que estaban en casa, Everly se recostó, de pronto la pequeña se acercó a su regazo, se subió a su lomo y se acurrucó sobre su inmenso cuerpo.

Luego de un tiempo, Morgan llevó a la ardilla a un santuario de animales, para que allí terminara de recibir los cuidados que ella precisaba, así mismo lo escribió en su cuenta de Instagram.

«Nuestra pequeña ardilla amiga fue llevada a un centro de vida silvestre donde será alimentada y cuidada. Hay otras dos ardillas de su edad con las que crecerá y, cuando esté preparada, serán liberadas de nuevo en el bosque, juntas como una familia».

En este centro, la ardilla culminaría su desarrollo exitosamente, y totalmente lista para regresar nuevamente a su lugar de origen. Lo cierto que esta experiencia, será algo que recordará, de seguro, tiene en Everly una amiga para el resto de su vida.

Este tipo de historias demuestran que las amistades no solo se buscan, en muchas oportunidades el destino puede simplemente unir a dos almas gemelas en un determinado punto.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

DE INTERES

Comentarios

Ultimas noticias