Perrito es adoptado por trabajadores de una gasolinera y disfruta de su nuevo uniforme

El canino se ha vuelto un elemento imprescindible para los empleados de la gasolinera.

La suerte que corren los perros en condición calle, no es muy prometedora. Sin la garantía de conseguir una cantidad adecuada de alimento y sorteando las inclemencias del clima, se les va la vida en medio de cada situación complicada.

Por las razones antes expuestas, es motivo de celebración cuando aparece un ser humano dispuesto a incorporar a un animal en su hogar, para darle las atenciones mínimas que requiere un ser vivo. Esto fue lo que hicieron unos trabajadores de una estación de servicio, cuando se encontraron con Ulises.

«Ulises llegó a nuestras vidas para sumar, porque ya no podemos llegar al puesto y no verlo”, dijo el empleado de la estación de servicio de nombre Seu Antonio. De esta forma resume lo que ha logrado el canino desde que apareció en sus vidas.

La iniciativa de estos humildes trabajadores, ha sido seguida por organizaciones que están interesadas en proteger la vida de los animales.

La historia antes referida, ocurre en Barra do Garcas, Brasil, en donde abundan los perros de la calle. En la mencionada gasolinera, uno de los empleados le dio algo de comida a Ulises y este lo aceptó. Desde ese momento el canino no dejó el perímetro de la estación de servicio.

Una de las personas sorprendidas por el comportamiento de Ulises, fue la gerente general de la gasolinera, Marluce Ribeiro. La profesional explicó a un medio de comunicación, que como el canino se quedó durante diez meses cerca de la estación, decidieron adoptarlo para siempre.

Así mismo, señaló que el perrito tenía su salud comprometida, ya que tanto tiempo sin los respectivos cuidados, afectó su piel y algunas partes de su cuerpo, no obstante, gracias al cariño de los trabajadores, el perrito se fue recuperando poco a poco. Huelga decir que Ulises tiene su propio uniforme de la empresa.

“Es un perro un poco travieso. No le gusta mucho la comida, no. Le gusta mucho la carne. Ulises llegó a nuestras vidas para sumar, porque ya no podemos llegar al puesto y no verlo (…) Nuestra vida cambió todo en todos los sentidos. Ya no podemos vivir sin él“, contó el trabajador más longevo de la estación.

El perro se ha transformado en una celebridad para los vecinos que viven cerca de la gasolinera y que colaboran con la alimentación del can. Ulises ha podido tener una mejor calidad de vida gracias a personas de buen corazón.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

DE INTERES

Comentarios

Ultimas noticias