Perrito salta a un lago para salvar a un ciervo que nadaba sin rumbo

El canino estaba ausente de su dueño porque realizaba una buena labor.

Harley es un perro Goldendoodle de un carácter increíble. Algunos habitantes de la localidad de Culpeper, Virginia en Estados Unidos han podido observar el comportamiento de este magnífico canino. Pero una hazaña que de seguro lo inmortalizara, será el rescate de un ciervo.

Resulta que el ciervo se encontraba nadando a toda prisa por no perder la vida en el agua cuando Harley lo ayudó de una forma heroica. Mientras esto ocurría su padre adoptivo estaba buscándolo porque el canino jamás se ausenta sin una razón de peso.

Ralph Dorn es el nombre del dueño de Harley quien divisó a una distancia de 200 pies de la orilla, a su mascota nadando con otro animal.

Esta otra criatura descendió por error al lago y no podía salir por sus propios medios. Pero por una ventaja que le obsequio el destino, el perro lo vio.

El hombre de 62 años publicó en su cuenta de Facebook lo siguiente: «No estoy seguro de cómo salió el cervatillo, pero Harley obviamente no preguntó por qué, simplemente se puso en acción», así resumió las acciones del héroe canino.

Luego que salieron del agua, el perro no estaba dispuesto a abandonar a su nuevo amigo. Es más, lo ayudó a subir por un espacio empinado. Una vez allí lo colocó encima del césped y lo lamió como si se tratara de su propio cachorro.

«Harley no quería dejar al cervatillo. Simplemente, siguió interactuando con él, lamiendo, cuidándolo» así resumió Ralph el comportamiento de su querida mascota.

Después de estar un tiempo con el ciervo bebé, Harley se acostó un rato en el césped.

De un momento a otro, apareció la madre del pequeño ciervo. Una vez juntos, Ralph y Harley se marcharon.

Todo parecía que esa era el fin de la historia. Pero en la mañana siguiente la rutina de Ralph y Harley quien es un perro que disfruta con la interacción con otras especies se vería interrumpida por un evento interesante.

«Harley se inquietó corriendo de ventana en ventana. Abrí la puerta principal y pudimos escuchar el balido del cervatillo. Harley corrió hacia la línea de árboles y encontró al cervatillo. El pequeño dejó de balar, meneando la cola, se tocaron narices, se olisquearon y Harley regresó tranquilamente a la casa conmigo» contó Ralph.

«Nos dimos cuenta de inmediato, incluso cuando era un cachorro, que tenía un corazón tan bueno. Siempre ha sido así con los niños y los animales. Los ama a todos» concluyó Ralph a un medio de comunicación.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

DE INTERES

Comentarios

Ultimas noticias