Señor reúne chatarra durante 27 años y utiliza el dinero para alimentar gatitos sin techo

Con el dinero que recoge de la venta de chatarra adquiere la ración diaria de los gatos.

A pesar de tener 80 años, este hombre de Connecticut, Estados Unidos ha decidido usar parte de sus ingresos como chatarrero en la alimentación de los gatos de la calle. Podría haber optado por llevar la vida con calma, sin embargo, prefiere hacer algo útil con su tiempo y recursos.

Para Willie Ortiz es una tarea ardua, que requiere de tiempo y pericia para lograr la venta de la chatarra, pero este hombre se las arregla para que nunca falte el alimento y así mantener con vida a los gatos. Pese a ello, ya son casi 28 años de llevar comida a la boca de estos felinos.

Definitivamente, su corazón es muy noble, no solo para conseguir el dinero para alimentar a tantos gatos en necesidad, sino que también les proporciona atención veterinaria esencial.

Willie cuenta qué lo impulsó a iniciar esta labor, fue el haber presenciado cómo un gatito era sacado de forma negativa de un establecimiento comercial: “La gente lo estaba sacando y pude ver que necesitaba ayuda. Sé que estos gatos no me pueden entender, pero necesito hacer algo”, afirmó.

La cantidad de años que lleva en esta obra lo ha hecho considerarse amigo inseparable de todos los gatos de la calle. Con el dinero que obtiene de la venta de chatarra compra galletas y sardinas en gran cantidad para alimentar a manadas de gatos.

Para fortuna de este dadivoso abuelo, lo que hace ha llegado a oídos de muchas personas, que han decidido ayudarle. Esta contribución no solo proviene del condado sino de otras partes del mundo. Su labor ha llegado al punto de contar con una cuenta en GoFundMe.

Una mujer llamada Kathleen Schlentz también se sumó a las personas que dan apoyo económico y de otras formas, ella escribió lo siguiente acerca de Willie: “Mi nombre es Kathleen Schlentz y esta campaña es para mi buen amigo, Willie Ortiz. Todos los días, Willie, de 80 años, recorre su ciudad de East Hartford y las ciudades vecinas en busca de chatarra. Carga su camioneta y luego vende lo que recolecta, para comprar comida para gatos. Ahora estamos honrando el trabajo que ha estado haciendo en las áreas de Hartford y East Hartford, CT y ayudándolo a continuar con su misión”.

Independientemente del mal clima, Willie sale a diario para atender hasta la más mínima de sus necesidades. Él dice: “La gente me pregunta por qué les doy de comer todos los días, o me dicen que les doy de comer demasiado. Comes todos los días, ¿no? Tienes tres comidas al día, mientras ellos comen una vez cada 24 horas”.

Esta loable labor ahora cuenta con una gran cantidad de ayudantes, las recaudaciones se utilizan para ayudar alimentar los gatos y brindarles apoyo veterinario. Esta historia es solo una muestra de que con muy poco, es mucho lo que se puede lograr en este mundo carente de amor.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

DE INTERES

Comentarios

Ultimas noticias