Un millón de toneladas de redes de pesca terminan en el fondo marino cada año

Según datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), cada año termina en los océanos 1 millón de toneladas de ‘ redes fantasma’ procedentes de la pesca.

Los ecosistemas y la vida en el mar se ven afectados a causa de todos los instrumentos de pesca como redes, sogas, jaulas y trampas que terminan descartadas, arrojadas o perdidas en los océanos del mundo.

Existe gran preocupación por parte de la WWF ante esta problemática ya que los desechos de plástico acumulados no son visibles pues quedan en el fondo del mar.

‘Son apabullantes las cifras de plásticos en el mar. Gran parte de ellos son redes fantasmas, es algo que no vemos, un mal silencioso que acaba con la vida de nuestros mares, que son nuestro futuro’, expresó el director ejecutivo de WWF México, Jorge Rickards.

Hay muy pocos datos de las causas por las cuales estas redes de pesca y demás artículos terminan en el mar, lo que dificulta dar solución a esta problemática.

Entre los datos recopilados se dice que el 29% pertenece a nasas, 9% a trampas y 6% son redes empleadas por los pescadores y que luego abandonan.

La encargada de la conservación marina del Fondo Mundial para la Naturaleza Perú, dijo que las causas por las cuales se abandonan estos equipos de pesca son diversas: provienen particularmente de la pesca ilegal, no reglamentada y no declarada, de las pesquerías legales que también contribuyeron al problema y de una pérdida de control por parte del pescador.

Afirma en primer lugar que la huella abarca muchos campos, el 50% de las aves marinas y el 60% de las especies de mamíferos marinos existentes en el mundo se ven afectados por estas redes fantasma.

En segundo lugar también afecta a los pescadores en su parte económica ya que el 90% de las especies que terminan aprisionadas en las redes fantasma son especies comerciales y a esto se le suma el valor de los artículos de pesca abandonados.

La WWF invita a la población a que se informe de esta problemática y al gobierno a nivel mundial para que tome acciones de forma global en la protección de los océanos y a continuar con las regulaciones a la industria de la pesca y sus peligrosos residuos. 

«No hay un tratado internacional que sea comprensivo ni incluya todo lo necesario y la legislación mundial está fragmentada. Tampoco hay protocolos estandarizados para la recolecta de datos. La información que tenemos es un rompecabezas al que le faltan piezas», terminó Rickards.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSCRÍBETE

Como Salvaguardian del Planeta te estarémos invitando a participar de acciones que nos ayudan a darle equilibrio a nuestro Planeta